Qué es la decoración

¿Qué es la decoración?

¿Sabrías decir qué es la decoración? El término decoración, cuyo origen proviene del vocablo latín decoratio, hace referencia a la tarea de decorar. A su vez, decorar, se refiere al acto de embellecer o adornar algo.

Decorar no solo implica poner algo bonito, sino enriquecerlo acompañándolo de un trabajo de composición.

Por supuesto, el trabajo de decoración va ligado al diseño de interiores, ya que no solo se pone algo bonito, sino que se analizan los componentes superficiales del ambiente y se trabaja con las dimensiones y el volumen.

Por otro lado, el término decoración hace referencia a lo que decora, es decir, al conjunto de elementos que embellecen el objeto o espacio decorado.

Historia europea de la decoración.

Podríamos decir que la historia de la decoración se remonta a los tiempos en que el ser humano se refugiaba en cavernas, a esas primeras cuevas habitadas donde se decoraba el interior con pinturas rupestres que representaban la vida en esos días.

A partir de estos orígenes, la decoración interior ha evolucionado conforme lo hacía el ser humano.

Cabe decir que, a través de la mayor parte de los tiempos antiguos y hasta el renacimiento, no existía un interés por la decoración del hogar, ya que la principal preocupación del ser humano era poder tener lo necesario para sobrevivir, no tener una casa bonita.

Nos encontramos con que, en la antigüedad, fueron los patricios o la nobleza quienes llevaban adelante la decoración de sus viviendas, es decir, la clase alta era quien gastaba en mobiliario, textiles, orfebrería, etc. Tener un hogar adecuadamente decorado era un signo evidente de nivel social y riqueza, que solo la clase alta podía permitirse.

No fue hasta el surgimiento de la clase media en el mundo occidental cuando empezó a extenderse el interés por la decoración. Debido al crecimiento económico que se dio, la clase media burguesa estaba menos preocupada por la supervivencia y se podían permitir el gusto de decorar sus casas de manera más lujosa. Además, el surgimiento de artículos para el hogar y de decoración más baratos, como papel tapiz, pintura para el hogar y textiles, fue un hecho clave para que las familias de ingresos medios comenzaran a tener interés por la decoración. Estamos hablando de la época del imperialismo europeo, cuando la expansión territorial europea permitió la importación de telas, algodón y otros materiales de las colonias, así como la expansión del comercio y, como consecuencia, de la economía.

Además, gracias a la imprenta (posteriormente sucedería lo mismo con la televisión), distintas publicaciones mostraban a la gente común hermosas casas, por lo que, no solo ayudó a la expansión de la decoración, sino que convirtió la moda en una «necesidad» para cualquier persona.

Tendencias.

Actualmente vivimos en un mundo en donde todo cambiar muy rápido, por lo que a medida que el ser humano evoluciona, las tendencias lo hacen con él.

Nosotros nos centraremos en la decoración, pero los cambios que sufrimos se dan en todos los campos estéticos que conocemos.

La mejor manera de entender tanto la decoración como el interiorismo es conocer el momento histórico en el que tiene lugar, ya que los interiores son un claro reflejo de la sociedad y de sus distintas circunstancias, ya sean sociales, políticas, económicas, culturales, etc.

Hay tendencias que duran más y otras que duran menos, pero siempre llegan como consecuencia de una evolución progresiva.

Tipos de decoración.

Existen tres tipos de decoración, en función de su finalidad:

  1. Decoración simbólica. Dota de carácter y significado.
  2. Decoración analógica. Subraya los rasgos ya existentes para resaltar su posición o geometría.
  3. Decoración ornamental. Hace referencia a aquella decoración cuya finalidad es la de embellecer, sin pretensiones simbólicas ni analógicas.

Conclusión.

La decoración es entendida como aquello que se añade a un objeto existente para embellecerlo, hacerlo más atractivo, resaltarlo y/o darle significado. Debemos tener presente que la decoración es, además, un elemento vivo que evoluciona con el ser humano y sus circunstancias. Hoy en día, gracias tanto a los avances tecnológicos como culturales, la decoración está al alcance de casi todo el mundo, además de que los estilos decorativos modernos son fáciles de asimilar y reproducir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.